Carbón activo, una alternativa viable a la combustión térmica

Aircon H

Los proveedores de la industria automotriz deben cumplir condiciones muy estrictas. Por ejemplo, cuando se revisten componentes es esencial la buena calidad del aire en la cabina de pulverización. Una empresa alemana estaba tirándose de los pelos cuando una posible nueva inversión no iba a poder estar lista a tiempo para cumplir la legislación. Por suerte, el carbón activo les ofreció un alivio temporal y, quizás, incluso permanente.

Un fabricante de pequeñas piezas plásticas para el sector automotriz es el responsable del revestimiento de los componentes. El proceso de revestimiento se realiza en una cabina de pulverización, donde el tratamiento del aire es esencial debido a la inevitable «sobrepulverización». Para cumplir la legislación, la administración pública alemana había exigido que la empresa debía contar a principios del 2019 con una instalación completamente nueva para una buena calidad del aire. Debido al largo plazo de suministro de un sistema de combustión térmico, la dirección se dio cuenta de que no podrían cumplir con el plazo. Además, una instalación nueva de este tipo es una inversión considerable, teniendo en cuenta que por hora debe tratar un flujo de 35.000 m³.

Prueba piloto a escala real

Por lo tanto, la empresa tuvo que buscar una solución provisional y se puso en contacto al respecto con Desotec. En la inspección in situ resultó que la instalación de carbón activo podía llegar a ser, incluso, una solución permanente, siempre que el proceso de pulverización se llevara a cabo, en adelante, en dos turnos (en lugar de en tres). Además, la instalación de carbón activo no supone una gran inversión, sino que se incluye dentro de los costes operacionales. Para sopesar cuidadosamente los pros y los contras, la empresa decidió instalar temporalmente una instalación de pilotaje a escala real.

El corazón de esta instalación es el filtro de carbón activo Aircon H, con un lecho de carbón activo de 6 toneladas. El sistema está compuesto, además, por un ventilador con amortiguador (para evitar la contaminación sonora) y el sistema de seguridad Inerti-Box, que evita la formación de puntos calientes. Las ventajas de esta solución en alquiler fueron que gracias al principio «plug & play», se pudo usar inmediatamente y que no fue necesaria la construcción de ciertos cimientos, algo necesario en una combustión térmica. Si el cliente decidiera que el carbón activo es para él realmente una solución efectiva, el filtro Aircon V-XL es un sistema ideal. Este filtro posee un lecho de carbón activo mayor (11 toneladas) y permite una rápida sustitución cuando el filtro está saturado.

TA Luft

El cliente se sintió también alentado por la administración pública alemana para buscar una solución alternativa. Alemania trabaja arduamente para actualizar la reglamentación de aire TA Luft (Instrucciones Técnicas en el Control de la Calidad del Aire), convirtiendo las directivas europeas sobre emisiones en legislación nacional. En este sentido, se recomienda a las empresas que enfoquen activamente las Mejores Técnicas Disponibles. La filtración con carbón activo permite cumplir más fácilmente con ciertos valores límite (por ejemplo, para el benceno) y no se ve afectada por parámetros como las emisiones de polvo y de NOx.

La eficacia de la tecnología basada en la filtración de carbón activo ya se ha demostrado ampliamente en la industria automotriz y en la industria de pinturas y recubrimientos. El proveedor alemán probará el filtro Aircon H durante los próximos tres meses y entregará los resultados de las mediciones del sensor PID a la administración pública a través de un registro de datos. Sin duda, en base a esto la empresa tomará la decisión correcta para el futuro tratamiento del aire en las cabinas de pulverización.