El carbón activo contribuye a la producción de energía verde

Aircon 3000 - Desotec

En la actualidad, generar energía verde es una prioridad absoluta para respetar el medio ambiente y alcanzar una sociedad sostenible. Las plantas termosolares, de las cuales las plantas CCP son las más desarrolladas, figuran entre las tecnologías que demuestran su valor añadido a este respecto. Sin embargo, en estas instalaciones también pueden liberarse sustancias que supondrían un problema si fuesen emitidas a la atmósfera. Las soluciones de Desotec son el remedio adecuado para hacer frente a este reto.

En las plantas CCP, la radiación procedente del sol se concentra en tubos rectos y largos mediante colectores cilíndrico-parabólicos (de ahí su nombre). Estos colectores son fundamentales para calentar el fluido transmisor de calor (HTF, por sus siglas en inglés), un líquido orgánico sintético de suma importancia para la transferencia de calor.

Este fluido es una mezcla de bifenilo y óxido de difenilo, que puede llegar fácilmente a temperaturas de hasta 400 °C sin que esto resulte en su evaporación y/o un aumento de su volumen, como sucedería en el caso del agua ordinaria. Una consecuencia adversa de estas altas temperaturas es la formación de COV’s (componentes orgánicos volátiles), tales como benceno, tolueno, etilbenceno, xileno (BTEX), naftaleno, bifenilo y óxido de difenilo. Los responsables de las plantas termosolares deben evitar que estas sustancias sean liberadas en la atmósfera. Esto se previene en la medida de lo posible mediante una cámara de expansión y la aplicación de diferentes procesos de separación, pero siempre queda un flujo de gas contaminado.

Una empresa española, responsable de la gestión de cinco de estas plantas CPC de 50 MW cada una, estaba buscando una solución adecuada para este problema y se puso en contacto con Desotec por iniciativa propia. Tras un examen pormenorizado, tomando como base diferentes campañas de medición extensas, se optó por instalar en serie dos filtros Aircon 3000. Estos se rellenaron con carbón activo, que garantiza la adsorción de todos los compuestos contaminantes y la limpieza del flujo de aire. Al llegarse al punto de saturación del filtro se lleva a cabo un rápido reemplazo del mismo, lo que permite que el proceso de filtrado pueda continuar sin obstáculos y de manera continua. La puesta en servicio del filtro se llevará a cabo tan pronto como el cliente esté listo para ello. Actualmente, el cliente está trabajando sin descanso en la ingeniería, para ajustar y adaptar sus instalaciones a los filtros.

Uno de los desafíos de este proyecto son sus condiciones variables; los regímenes de funcionamiento de las plantas son difíciles de predecir, ya que dependen del período del año y de la radiación del sol en cada momento. Se espera un caudal promedio de 800 m³/h y una concentración de COV de aproximadamente 400 mg/m³.

Un valor suplementario para el cliente es la solución que Desotec puede ofrecer cuando las emisiones de HTF se disuelvan en las aguas pluviales. Si este es el caso, un filtro Mobicon 2000 garantiza un tratamiento adecuado.