Eliminación de los COV en el sector del caucho

Cada vez más empresas de toda Europa integran los principios de sostenibilidad en sus modelos empresariales y buscan nuevas formas de reducir su impacto ambiental.

Sin embargo, el aspecto económico también es motivo de inquietud, y es comprensible que las empresas se muestren reacias a realizar importantes inversiones cuando a lo mejor solo es necesaria una solución temporal.

Los filtros de carbón activo móviles de DESOTEC se pueden probar de forma exhaustiva e instalarse rápidamente, lo que ofrece a las empresas soluciones directas para sus problemas de contaminación.
 

El problema

Una empresa francesa fabrica productos de caucho. Durante el proceso de vulcanización, se utilizan disolventes hidrocarburos que liberan compuestos orgánicos volátiles (COV) potencialmente nocivos.

En 2020, se incrementó la producción para adaptarse a una mayor demanda. Entonces la empresa recibió un comunicado oficial que le exigía la reducción de sus emisiones para 2022 y la presentación a las autoridades ambientales de un plan de acción para primeros de 2021.

La empresa mantiene un firme compromiso con su estrategia ambiental y está dispuesta a cumplir la normativa. Contrató a una consultora de ingeniería, que le recomendó que la mejor solución a largo plazo sería un oxidador térmico regenerativo (RTO, por sus siglas en inglés), lo que le supondría una inversión de capital de unos dos millones de euros.

Sin embargo, está previsto que la fábrica se someta a una importante reforma en los próximos años, así que en este momento no entra en los planes realizar una inversión de ese calibre en el RTO. Especialmente porque también se busca una alternativa para el disolvente, lo que podría cambiar drásticamente las necesidades de purificación.

La consultora también planteó la posibilidad de los filtros de carbón activo, así que el cliente se puso en contacto con DESOTEC para hallar una solución temporal y adaptable con el mínimo gasto de capital.
 

La solución

La planta presenta varios puntos de emisiones al aire relacionados con diferentes fases del proceso de producción, como el encolado, el secado y el barnizado. La mayoría está equipada con sistemas de extracción como ventiladores y canalizaciones, pero otras no.

La empresa se propuso empezar con aquellas salidas que incluían sistemas de extracción, para comprobar la eficacia del carbón activo antes de invertir en nuevas tuberías y ventiladores.

La primera fase implicaba un caudal de 12 000 m³/h con una concentración de COV de 300 mg/m³ durante ocho horas al día.

Las fases posteriores incluían caudales de entre 2000 y 16 000 m³/h, en función de la parte de la instalación que estuviese en funcionamiento.

Por lo tanto, la solución de filtración tenía que ser adaptable a distintos caudales, lo que siempre supone un reto.

DESOTEC aceptó llevar a cabo un proyecto piloto en las instalaciones con un equipo modular AIRCON 2000, una unidad de prueba completa que incluye un ventilador, tuberías y filtro, para un flujo de 2000 m³/h.

Tras varias semanas de pruebas, ahora vamos a proponer instalar dos unidades AIRCON V-XL en serie para tratar distintos caudales combinados.

Puesto que los COV son inflamables, también proponemos instalar una solución "INERTI-BOX", que hemos desarrollado nosotros mismos. Esta unidad incorpora un detector de monóxido de carbono para comprobar si se están desarrollando hot spots en el lecho del filtro. Si es así, se cierran las válvulas del filtro y se rocía con nitrógeno para evitar incendios. 


 

Los resultados

Se trata de un proyecto importante y las pruebas proseguirán durante algunas semanas más. Sin embargo, el carbón activo ya está alcanzando unos resultados muy eficaces en la captura de los COV.

Ahora, el cliente está elaborando su plan para las autoridades ambientales y DESOTEC está preparado para entregar e instalar los filtros en cuanto reciba el visto bueno.

Este caso práctico demuestra el régimen de pruebas exhaustivas que lleva a cabo DESOTEC y que es especialmente importante para grandes proyectos que deban cumplir rigurosos plazos.

El cliente está impresionado con la flexibilidad de nuestra solución, que se puede adaptar a caudales muy variados.

También aprecia el bajo nivel de inversión requerido, dado que se ha previsto como una solución temporal. Sin embargo, a largo plazo se podría recurrur al carbón activo en la fábrica.

El cliente también está encantado con nuestro compromiso con la reactivación del carbón activo, lo que se adhiere a sus propios principios de sostenibilidad. Transportamos los filtros cerrados de forma segura a nuestra planta de Bélgica, donde analizamos muestras para determinar la mejor forma de almacenar y tratar el carbón. Todas las moléculas adsorbidas en los filtros se desadsorben en nuestros hornos de reactivación y, a continuación, se destruyen en una instalación de incineración y neutralización de acuerdo con la normativa nacional y de la UE. Toda la instalación y sus emisiones se someten a un control en línea continuo que garantiza que lo único que salga por las chimeneas sea vapor de agua inocuo.

 

Contacta con DESOTEC hoy mismo

Ponte en contacto con nuestro equipo de ingenieros para averiguar cómo los filtros de carbón activo móviles de DESOTEC pueden resolver los problemas de contaminación de tus instalaciones

 

En las instalaciones de DESOTEC, todo el carbón usado es analizado de forma que se puedan tomar las medidas adecuadas para el manejo y extracción del carbón saturado de los filtros móviles. Las moléculas que fueron adsorbidas en el carbón activo en las instalaciones de nuestros clientes, son desorbidas dentro de nuestros hornos de reactivación. Estos contaminantes son destruidos por completo, de acuerdo con la legislación nacional y europea, mediante una instalación de incineración y neutralización. Dicha instalación al completo y sus emisiones están bajo continua monitorización en línea, lo cual garantiza que solo sea vapor de agua inocuo lo que sale por la chimenea.