Eliminación de los COV en la fabricación y aplicación de pinturas y revestimientos

Las pinturas y revestimientos a base de disolventes están muy valorados en un gran número de sectores por su resiliencia, fluidez y atractivo visual. Sin embargo, en su aplicación, emiten compuestos orgánicos volátiles (COV) que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente y, por tanto, están sujetos a una normativa estricta.

En algunos casos, los fabricantes pueden solucionar el problema adoptando alternativas a base de agua en lugar de los productos a base de disolventes. En los casos en los que no existe esa posibilidad, deben reducir las emisiones de COV.

La amplia gama de filtros de carbón activo de DESOTEC puede ofrecer una forma eficaz, económica y flexible de eliminar los COV en muchos procesos de producción y aplicación.

El problema

La variedad de aplicaciones de pintura y revestimientos a base de disolventes es amplia y supone un gran reto para un sinfín de sectores.

Debido a su capacidad de resistir los elementos y el agua salada, el uso de los productos a base de disolventes está muy extendido para evitar la corrosión de piezas de todo tipo, desde aviones, barcos y vehículos hasta turbinas de viento en alta mar.

También sirve para crear superficies lisas, por ejemplo, para reducir la fricción en tuberías que lleven petróleo o agua.

Algunos instrumentos musicales como los pianos de alta gama pueden llevar un revestimiento a base de disolventes para proteger el material y darle un aspecto muy brillante. 

En el sector farmacéutico, los comprimidos pueden revestirse para controlar la liberación del fármaco o enmascarar su sabor y olor. Los parches analgésicos pueden utilizar disolventes para adherir los ingredientes activos al apósito.

Los revestimientos a base de disolventes también se encuentran en la industria cosmética, para aportarles a los envases de cosméticos y perfumes un aspecto brillante y atractivo.

Todos los sectores están sujetos a la legislación en materia de reducción de las emisiones de COV. Los límites varían en función de los sectores y regiones, aunque en general están establecidos en torno a los 50 mg/m3.

Naturalmente, lo más conveniente es abordar el problema en la fuente, en la medida de lo posible. Si los límites solo se superan por poco, las empresas pueden intentar reducir las cantidades de pintura utilizada o adaptar los sistemas de ventilación.

Si las concentraciones siguen siendo demasiado elevadas, pueden optar por cambiar a pinturas de altos sólidos. Estas pinturas tienen menor contenido en COV y, por tanto, se reduce el riesgo de superar el límite.

Sin embargo, para muchas aplicaciones, los productos a base de disolventes siguen siendo la mejor o la única opción.

La solución

Se emplean muchas tecnologías para reducir las emisiones de COV, aunque la oxidación térmica es la primera opción de muchos productores. Esta técnica implica la combustión de las emisiones para convertir los COV en dióxido de carbono o en agua que, a continuación, puede liberarse de manera inocua a la atmósfera.

Sin embargo, puede resultar caro y poco eficaz si la producción es discontinua, ya que es necesario el consumo de energía para la combustión de las emisiones aunque las concentraciones de COV sean bajas o inexistentes.

El sistema de filtración móvil de DESOTEC puede suponer una solución más económica, puesto que las emisiones solo tienen que pasar por los filtros para que el carbón activo adsorba los contaminantes en caso de que estén presentes.

En este sentido, los filtros de carbón activo son especialmente adecuados para aquellas situaciones en las que la producción sea discontinua, o donde existan caudales elevados con bajas concentraciones de COV.

Los ingenieros cualificados de DESOTEC pueden ofrecerles a los posibles clientes una valoración objetiva acerca de la idoneidad del carbón activo para ciertos casos. Si creen que el tratamiento térmico u otras tecnologías funcionarían mejor, lo confirmarán. 

Resultados

Si los filtros de carbón activo son una opción viable, los ingenieros de DESOTEC podrán recomendar el modelo necesario. Instalados correctamente, reducirán las concentraciones de COV por debajo de los límites legales.

El sistema de filtración móvil de DESOTEC también aporta otros beneficios:

Al contrario que la oxidación térmica o los filtros biológicos, los filtros DESOTEC son un sistema flexible listo para utilizar. Dado que DESOTEC alquila sus unidades, los clientes no necesitan realizar grandes inversiones iniciales y si disminuye su producción, pueden retirar el filtro. Si la producción aumenta, con el sistema modular de DESOTEC, el cambio de filtro por uno de mayor envergadura o la instalación de unidades adicionales en serie o en paralelo resultan muy sencillos.

Incluso cuando haya instaladas soluciones térmicas o de filtro biológico como método principal de eliminación de los COV, los filtros DESOTEC pueden ser un sistema de apoyo.

Los filtros DESOTEC también son muy fáciles de utilizar. Los detectores de fotoionización (PID, por sus siglas en inglés) supervisan las concentraciones de COV para saber exactamente cuándo hay que cambiar el filtro. El personal de DESOTEC dispondrá el transporte del filtro de carbón usado hasta nuestras instalaciones para su reactivación o eliminación.

Por último, los sistemas de DESOTEC son seguros. DESOTEC ha desarrollado INERTI-BOX, un detector de CO y proceso de inertización que detecta y extingue los puntos calientes del lecho de carbón antes de convertirse en un riesgo de incendio.

¿Qué solución es la más adecuada para su caso?

En los procesos de producción donde resulte imposible reducir las emisiones de COV en la fuente, los filtros de carbón activo móviles DESOTEC suponen una forma eficaz, económica y flexible de cumplir la legislación sobre COV y evitar la contaminación del aire. 

Para averiguar cómo DESOTEC puede limitar las emisiones de COV de sus instalaciones, póngase en contacto con nosotros hoy mismo.

 

En las instalaciones de DESOTEC, todo el carbón usado es analizado de forma que se puedan tomar las medidas adecuadas para el manejo y extracción del carbón saturado de los filtros móviles. Las moléculas que fueron adsorbidas en el carbón activo en las instalaciones de nuestros clientes, son desorbidas dentro de nuestros hornos de reactivación. Estos contaminantes son destruidos por completo, de acuerdo con la legislación nacional y europea, mediante una instalación de incineración y neutralización. Dicha instalación al completo y sus emisiones están bajo continua monitorización en línea, lo cual garantiza que solo sea vapor de agua inocuo lo que sale por la chimenea.