Eliminación de urgencia de los agentes espumantes de las aguas residuales

La espuma en las aguas residuales es una forma muy visible de contaminación por agentes tensioactivos, y puede causar alarma pública e incurrir en sanciones si se vierte en cursos de agua naturales. Varios tensioactivos utilizados habitualmente en la industria química pueden provocar espuma.

DESOTEC tiene una amplia experiencia en el tratamiento de aguas residuales para eliminar los agentes espumantes y otras formas de contaminación por tensioactivos. En situaciones de emergencia, nuestras soluciones pueden suministrarse e instalarse rápidamente, evitando o minimizando costosas paradas en la industria química. 
 

El problema

Una empresa química produce compuestos inorgánicos para elaborar aditivos para la industria alimentaria en su fábrica de Italia.

Sus aguas residuales no suelen estar muy contaminadas y sólo requieren un tratamiento físico-químico para eliminar los compuestos inorgánicos antes de poder verterlas con seguridad al curso de agua local. No es necesario tratar la limitada cantidad de componentes orgánicos inocuos que contiene.

Sin embargo, durante el verano de 2020, la empresa encontró una espuma inesperada en las aguas residuales.

No estaba segura de por qué había surgido de repente este problema, y sólo sabía que estaba causado por compuestos tensioactivos en una concentración de 15-20 mg/L. Éstos se biodegradan, pero a un ritmo lento. Por tanto, están sujetos a límites estrictos: en Italia, suele ser de 10 mg/L, pero los límites pueden variar según las empresas.

La empresa sabía que el vertido de estas aguas espumosas al río provocaría la alarma pública y daría lugar a una acción de emergencia por parte de las autoridades medioambientales.

Por tanto, tuvo que cerrar su planta y almacenar unos 500 m³ de aguas residuales contaminadas mientras sus ingenieros buscaban soluciones de emergencia. Una simple búsqueda en Internet les llevó a DESOTEC.
 

La solución

La empresa se puso en contacto con DESOTEC un viernes por la mañana y habló de la situación con nuestro responsable de ventas en Italia. Como todos los responsables de ventas de DESOTEC, también es ingeniero.

En situaciones menos urgentes, lo más probable es que realicemos pruebas de laboratorio con muestras de aguas residuales para asegurarnos de que podemos suministrar la configuración óptima del filtro. Sin embargo, en una situación de emergencia, nuestros ingenieros tienen la experiencia necesaria para proponer una solución inmediata y eficaz que puede ajustarse posteriormente si es necesario.

Gran parte de la experiencia de DESOTEC en el tratamiento de la contaminación por tensioactivos proviene de su trabajo con empresas de la industria química que tienen instalados biofiltros para tratar compuestos orgánicos. En estos casos, se puede instalar carbón activo después del biofiltro como paso de pulido para eliminar los tensioactivos residuales.  Aunque esta empresa italiana no tenía un biofiltro in situ, ya que la contaminación orgánica es limitada, el principio para eliminar los tensioactivos es el mismo.

Nuestro reIngeniero comercial pudo recurrir a su amplia experiencia en el tratamiento de la contaminación por tensioactivos, y estaba seguro de que nuestros filtros podrían tratar el agente espumante.

La empresa hizo el pedido esa misma tarde. A la mañana siguiente, entregamos un filtro MOBICON desde nuestro centro de operaciones en Italia. También suministramos ocho toneladas de carbón activo macroporoso, que es el más adecuado para adsorber componentes orgánicos de mayor tamaño.

El cliente comenzó el proceso de filtración el sábado por la tarde, tratando un caudal de 10 m³/h. Rápidamente comprobó que el filtro eliminaba eficazmente la espuma de las aguas residuales.

La producción pudo reanudarse en la fábrica el lunes por la mañana.

Los resultados

El cliente estaba tan satisfecho con el servicio y la solución de DESOTEC que ha conservado el filtro MOBICON como salvaguarda en caso de otra emergencia.

Las pruebas realizadas posteriormente revelaron que el compuesto tensioactivo que había causado la espuma era goma arábiga, un agente espumante muy utilizado en la industria alimentaria. El cliente ha instalado ahora otros dos filtros DESOTEC, nuestros modelos MOBICON 2000, para tratar este contaminante orgánico.

El cliente quedó encantado con la rapidez con la que pudimos responder. Nuestra red de centros europeos permite entregar filtros y grandes volúmenes de carbón con muy poca antelación en situaciones de emergencia.

En todos nuestros proyectos, una vez gastado el carbono, su reciclaje forma parte de nuestro servicio. Los clientes no manipulan el carbón residual por sí mismos. En su lugar, se transporta en filtros cerrados de forma segura a nuestra sede en Bélgica, donde analizamos muestras para determinar cómo almacenarlo y tratarlo. Todas las moléculas adsorbidas en los filtros se desorben en nuestros hornos de reactivación y, a continuación, se destruyen en una instalación de incineración y neutralización conforme a la legislación nacional y comunitaria. Toda la instalación y sus emisiones están sometidas a un control continuo en línea, lo que garantiza que sólo sale vapor de agua inofensivo de las chimeneas.

Contacta con DESOTEC hoy mismo

Si tiene un problema de contaminación de emergencia en tu planta, ponte en contacto con nuestro equipo de ingenieros hoy mismo.

 

En las instalaciones de DESOTEC, todo el carbón usado se analiza para poder tomar las medidas adecuadas en la manipulación y eliminación del carbón saturado de los filtros móviles. El carbón usado que cumple con los criterios de aceptación de DESOTEC puede ser reactivado.

Esto significa que todas las moléculas que se han adsorbido en el carbón activo en las instalaciones del cliente se desorben dentro de los hornos de reactivación de DESOTEC. A continuación, estos contaminantes se destruyen completamente, de acuerdo con la legislación nacional y europea, mediante una instalación de incineración y neutralización. Toda la instalación y sus emisiones están sometidas a un control continuo en línea, lo que garantiza que sólo sale vapor de agua inofensivo por la chimenea.

En caso de que el carbón saturado no cumpla nuestros criterios de aceptación, se envía para su eliminación externa especializada.