Tratamiento de emisiones de aire: comparación del carbón activo con otras tecnologías

Las industrias de toda Europa buscan soluciones eficaces para resolver los problemas asociados a las emisiones al aire contaminadas.

La filtración con carbón activo es una solución eficiente y adaptable para muchas situaciones, tanto por sí sola como en combinación con otras tecnologías.

Problemas habituales de las emisiones al aire

El carbón activo puede tratar dos formas principales de contaminación aérea:

  1. Compuestos orgánicos volátiles (COV). Muchos de estos compuestos están sujetos a normativas debido a su nocividad para la salud de las personas o para el medio ambiente.
  2. Compuestos olorosos. También pueden ser COV o compuestos inorgánicos como el sulfuro de hidrógeno y el amoniaco. El objetivo de las normativas es favorecer unas condiciones más agradables para los empleados o los vecinos.

Las fábricas deben cumplir unos límites de emisiones en función de su sector, el tipo de compuesto, su nivel de toxicidad, la región y la proximidad a áreas residenciales. Se sabe que el benceno, por ejemplo, es potencialmente cancerígeno y por ello se somete a un control muy riguroso.

Las empresas pueden decidir imponerse límites todavía más reducidos que los legales, por ejemplo, para mejorar los olores en el lugar de trabajo de sus empleados.

Sectores y fuentes

El carbón activo puede utilizarse para tratar compuestos de distintas fuentes de una amplia variedad de entornos.

Las emisiones al aire contaminadas suponen un problema para distintas industrias. Ese es el caso concreto de las empresas químicas, petroquímicas y farmacéuticas, debido a su amplio uso de disolventes o agentes químicos básicos y la presencia de sustancias intermedias. Los fabricantes de plásticos, polímeros y materiales compuestos tienen que enfrentarse a problemas muy parecidos. Sin embargo, en la producción de materiales compuestos, se observa un problema en todo el sector: las emisiones de estireno olorosas.

En términos generales, el sector de la fabricación debe hacer frente a las emisiones de COV generadas en los procesos de encolado, revestimiento, secado y limpieza de productos, por ejemplo. Las emisiones de COV y el control de olores son cuestiones importantes para todas las empresas que realizan actividades de gestión de residuos o reciclaje. Estas emisiones se caracterizan por una amplia variedad de componentes, directamente relacionados con el tipo y la composición del residuo. Aunque cada sector puede verse afectado por problemas distintos, hemos confeccionado una lista de fuentes de emisiones al aire comunes a toda la industria.

Procesos de producción. Se pueden emitir COV y olores en muchas fases, como en tanques de reactor, líneas de revestimiento y procesos de secado.

Almacenamiento en tanques. Los productos pueden almacenarse en estado gaseoso o líquido. La filtración con carbón activo resulta más útil para los líquidos como gasolina, benceno o sustancias químicas orgánicas más especializadas. Puede utilizarse para las emisiones de grandes instalaciones de almacenamiento en puertos, depósitos más pequeños de entornos industriales y contenedores de transporte. Las emisiones suelen presentarse en flujos discontinuos con altas concentraciones.

Naves de producción. En caso de fugas de las válvulas o sellados, se pueden liberar pequeñas cantidades de COV y olores, lo que genera un entorno de trabajo desagradable. Este caso suele producir bajas concentraciones y caudales elevados.

Aparte de la industria, hay otras fuentes de COV y contaminación olorosa como la agricultura y el transporte. Sin embargo, estas fuentes no son fijas, por lo que no se puede aplicar la filtración con carbón activo.

En los últimos años, la industria ha dado grandes pasos en la gestión de la contaminación aérea. A medida que los límites se han vuelto más rigurosos, las empresas han procurado abordar hasta las fuentes más pequeñas de emisiones.

Tecnologías de tratamiento de emisiones al aire

¿Quiere saber más sobre las tecnologías adecuadas para tratar estos problemas de emisiones atmosféricas? 

Descargue aquí nuestro libro electrónico en el que describimos las tecnologías disponibles, cómo se comparan entre sí y cómo pueden combinarse para lograr una eficacia óptima... centrándonos en la filtración con carbón activado.

 

En las instalaciones de DESOTEC, todo el carbón usado es analizado de forma que se puedan tomar las medidas adecuadas para el manejo y extracción del carbón saturado de los filtros móviles. Las moléculas que fueron adsorbidas en el carbón activo en las instalaciones de nuestros clientes, son desorbidas dentro de nuestros hornos de reactivación. Estos contaminantes son destruidos por completo, de acuerdo con la legislación nacional y europea, mediante una instalación de incineración y neutralización. Dicha instalación al completo y sus emisiones están bajo continua monitorización en línea, lo cual garantiza que solo sea vapor de agua inocuo lo que sale por la chimenea.