Tratamiento de las emisiones atmosféricas en un parque químico de Francia

Las empresas químicas están sometidas a una presión cada vez mayor para que reduzcan sus emisiones y se enfrentan a la amenaza de cierre si no pueden cumplir los estrictos controles de contaminación.

El carbón activado es un tratamiento muy eficaz y fiable para la purificación del aire en muchas circunstancias, lo que permite a las plantas seguir produciendo con confianza.

 

El problema

Una empresa presta servicios públicos e industriales en un parque químico de Francia. Explota una incineradora para las empresas químicas del parque. El incinerador contiene piedras refractarias que deben sustituirse cada dos o tres años.

Durante estos periodos de mantenimiento, que duran de uno a dos meses, una empresa química especializada del parque debe quemar sus gases residuales. Sin embargo, esto no elimina todos los contaminantes.

La empresa química fue presionada por la autoridad medioambiental local para que demostrara que respetaba los límites de emisión: COV hasta 110 mg/m³, terc-butil mercaptano (TBM) hasta 20 mg/m³ y sulfuro de hidrógeno (H₂S) hasta sólo 5 mg/m³.

La autoridad tiene la facultad de cerrar la fábrica si no se cumplen las condiciones, por lo que la empresa de servicios industriales buscó una solución de respaldo.

 

La solución

DESOTEC instaló un filtro HC-XL, capaz de tratar el caudal de 100 m³/h a 200 m³/h.

Es lo suficientemente alto como para utilizar dos capas de diferentes tipos de carbón para tratar el H₂S y los compuestos no sulfurosos. Si hubiera habido más H₂S, habríamos instalado dos filtros para tratar estos contaminantes por separado, aunque en este caso no era necesario.

El cliente también optó por instalar un equipo de seguridad diseñado por DESOTEC: un INERTI-BOX y un HC-BOX. Este sistema utiliza un sensor de CO para detectar si se forman puntos calientes en el lecho filtrante, cerrar automáticamente las válvulas que suministran oxígeno al filtro y rociarlo con nitrógeno.

La posibilidad de que se formen puntos calientes es siempre muy pequeña cuando hay H₂S, ya que el filtro necesita oxígeno para funcionar correctamente. Aunque el riesgo en este caso es muy bajo, el cliente adoptó un enfoque de seguridad.

 

Los resultados

El sistema se instaló en otoño. Durante el primer mes, el cliente midió las emisiones en la salida cada dos días y detectó una contaminación nula.

Esto permitió a la empresa química demostrar a las autoridades medioambientales que cumplía con su permiso, levantando la amenaza de cierre.

El primer filtro duró seis meses antes de tener que cambiarlo.

Tanto el cliente como la empresa química están muy satisfechos. Les ha sorprendido gratamente la eficacia del carbón activo.

Inicialmente, se preveía que el filtro se utilizaría únicamente durante el tiempo de inactividad de la incineradora.  Sin embargo, ahora el cliente lo considera una solución permanente debido a los problemas de fiabilidad del incinerador, que en ocasiones han obligado a la empresa química a interrumpir la producción.

El cliente está satisfecho con la rapidez con la que se instaló el filtro. Las tecnologías fijas alternativas podrían requerir una amplia labor de ingeniería y construcción, lo que llevaría varios meses, pero el filtro de DESOTEC se instaló en dos semanas.

Además, se trata de una solución muy sencilla: una hora después de la instalación, la contaminación era nula.

También hay pocos costes de capex. Las soluciones alternativas podrían costar millones de euros y, sin embargo, no resultar eficaces. Los filtros de DESOTEC se suministran en régimen de alquiler, por lo que pueden retirarse si es necesario.

DESOTEC gestiona todo el carbono residual, transportándolo de forma segura en unidades de filtrado cerradas. En nuestras instalaciones de Bélgica, analizamos las muestras para determinar cómo almacenarlo y tratarlo. Todas las moléculas adsorbidas durante la operación se desorben en los hornos DESOTEC, y la mayor parte del carbono se reactiva para su reutilización. Los contaminantes se destruyen de acuerdo con la legislación nacional y europea. Toda la instalación y sus emisiones están sometidas a un control continuo en línea, y sólo sale de la chimenea vapor de agua inofensivo.

 

Ponte en contacto con DESOTEC hoy mismo

Para hablar de cómo la filtración con carbón activo podría resolver el problema de contaminación de tu centro, llama a nuestro equipo de expertos.

 

 

En las instalaciones de DESOTEC, todo el carbón usado se analiza para poder tomar las medidas adecuadas en la manipulación y eliminación del carbón saturado de los filtros móviles. El carbón usado que cumple con los criterios de aceptación de DESOTEC puede ser reactivado.

Esto significa que todas las moléculas que se han adsorbido en el carbón activo en las instalaciones del cliente se desorben dentro de los hornos de reactivación de DESOTEC. A continuación, estos contaminantes se destruyen completamente, de acuerdo con la legislación nacional y europea, mediante una instalación de incineración y neutralización. Toda la instalación y sus emisiones están sometidas a un control continuo en línea, lo que garantiza que sólo sale vapor de agua inofensivo por la chimenea.

En caso de que el carbón saturado no cumpla nuestros criterios de aceptación, se envía para su eliminación externa especializada.