Control de olores en la producción de lubricantes de automoción

Una forma de garantizar la continuidad de la actividad es reducir al máximo las emisiones olorosas, manteniendo relaciones armoniosas con la comunidad local y las autoridades. Las soluciones de filtración móviles y sostenibles de Desotec tratan una enorme variedad de moléculas olorosas, para que los trabajadores de su obra, los visitantes y los vecinos puedan respirar con seguridad en todo momento.

El problema

Una empresa alemana produce lubricantes, aerosoles y detergentes en sus fábricas de automóviles. Opera de forma discontinua. 

Sus lubricantes contienen un gran número de ingredientes orgánicos, como alcoholes, alcanos, cetonas, N-metil-pirrolidona (NMP) y metil tert-butil éter (MTBE). 

Muchos de estos compuestos son olorosos. Por ello, la empresa debe tratar las emisiones de sus recipientes de mezcla y estaciones de llenado para cumplir un límite de 50 mgC/L. 

La empresa se puso en contacto con Desotec hace 10 años para encontrar una solución duradera que silenciara sus quejas por malos olores. 

La solución

Inicialmente, instalamos dos pequeñas unidades de filtrado, nuestros modelos Aircon 3000, para tratar un caudal combinado de varias fuentes diferentes de 8.000 m³/h. 

Sin embargo, pronto se hizo evidente que un único filtro Aircon H de mayor tamaño sería más eficaz y reduciría el número de cambios de filtro de seis a siete al año a tres o cuatro. Aunque los filtros Desotec son fáciles de cambiar, ya que sólo se tarda media hora de media, es comprensible que las empresas deseen reducir al mínimo las molestias y los gastos. 

Recientemente, la empresa pasó de utilizar un tipo de carbón activado basado en el carbón al producto renovable de Desotec fabricado a partir de cáscaras de coco. Esto forma parte de nuestros esfuerzos continuos por aumentar la sostenibilidad de nuestro modelo de filtración, desde el abastecimiento de materias primas más ecológicas hasta el reciclaje y la reactivación del carbón usado. Esta solución ayuda tanto a Desotec como a nuestros socios a alcanzar nuestros objetivos ecológicos comunes. 

Los resultados

La empresa lleva más de 10 años utilizando las soluciones Desotec en sus instalaciones. Los filtros siguen funcionando sin problemas y con eficacia, protegiendo su negocio de las quejas por olores. 

Desotec puede modificar fácilmente las configuraciones de filtración después de la instalación, como en este caso, gracias al alquiler de nuestras unidades móviles. Con instalaciones fijas, como los oxidadores térmicos regenerativos (RTO), es mucho más difícil hacerlo. 

Muchas empresas de la cadena de valor del automóvil manipulan moléculas olorosas. Los acrilatos constituyen un grave problema, ya que desprenden un fuerte olor incluso en concentraciones muy bajas. Suelen emitirlos los recubrimientos UV. Los fabricantes los adoptan con frecuencia para reducir las emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV), pero tienen el desagradable efecto secundario de aumentar los olores. Los filtros de Desotec tratan con éxito estas emisiones, garantizando que las empresas cumplan tanto los límites de COV como los de olor. 

Como parte de nuestra solución de filtración de servicio completo, Desotec gestiona todos los residuos de carbono de forma segura y sostenible. Transportamos los filtros saturados desde las instalaciones de los clientes a nuestras propias instalaciones para su análisis y eliminación. Todas las moléculas adsorbidas se destruyen en nuestros hornos, que se controlan continuamente para garantizar que sólo sale vapor de agua inofensivo por la chimenea. El carbono se reactiva siempre que es posible, creando un modelo de negocio circular que reduce los costes y aumenta nuestra sostenibilidad.