La remediación de suelos se realiza más rápidamente con carbón activo

Aircon H - Desotec

Muchos antiguos emplazamientos industriales aún mantienen las huellas de los productos químicos vertidos y otros rastros inutilizables del pasado, cuando las empresas trataban sus flujos de residuos de manera menos responsable. A menudo, las empresas especializadas en la remediación de suelos unen sus fuerzas con Desotec para brindar todas las posibilidades de éxito a sus proyectos.

En una planta situada en Alemania, en la que entre 1950 y 1980 estuvieron activas principalmente empresas químicas y farmacéuticas, una empresa encargada de la rehabilitación de la zona encontró una mezcla de numerosos tipos de contaminantes. La empresa encontró un gran número de fluidos y otras sustancias químicas en el «vertedero» del emplazamiento. Esta recibió el encargo de categorizar todos los flujos de residuos y transportar las sustancias peligrosas de manera segura a una planta de regeneración.

Este cliente, que ya había trabajado con Desotec en diferentes ocasiones, volvió a contar con nuestros servicios para este proyecto. A fin de evitar que los residuos químicos del vertedero pudiesen acabar en el entorno, el contratista instaló una gran carpa sobre todo el terreno para filtrar completamente todas las sustancias que pudiesen suponer un peligro para el aire ambiente.

Para este fin, optamos por instalar dos filtros Aircon H en serie. Antes de aplicar el método de descontaminación de dos fases, el contratista instaló otro filtro de polvo. De esta manera, únicamente las sustancias volátiles llegarían a la instalación del filtro. El primer filtro elimina prácticamente toda la contaminación, mientras que el segundo funciona principalmente como apoyo y se instala para garantizar la máxima seguridad.

Para este proyecto, Desotec optó por carbón activo del tipo R-PURE, que es perfecto para eliminar todos los compuestos contaminantes de los flujos de aire. Cuando los filtros móviles están saturados, los transportamos a la sede principal en Roeselare, en la que el carbón saturado puede ser utilizado de nuevo para proyectos similares después de ser tratado en el horno de reactivación.

La instalación de filtrado de dos fases fue puesta en servicio hace aproximadamente un año y continúa funcionando a la perfección en este proyecto de remediación a largo plazo.